lunes, 28 de enero de 2008

¿NO SON DEMASIADOS "REALITYS"?


Ya he perdido la cuenta, no me caben en la cabeza tantos nombres, tantas horas de emisión tantos teléfonos a los que llamar para salvar a los participantes... Debe ser la edad, pero cambio los nombres de un reality a otro.

Tienes talento, Fama, Tú si que vales, Factor X, Hijos de Babel, Supervivientes, Gran Hermano, Supermodelo...

Creo que hay un exceso. ¡No puedo más!

Me cansa tanto nuevo talento por descubrir, tanto cantante, tanto bailarín, tanto famosillo de tres al cuarto...

Y lo que eso quiere decir de la esperanza de futuro, de las aspiraciones, de los sueños de toda una generación: salir en la tele y dar el pelotazo.


Me gustaría ver que además de fomentar a los "artistas", se buscaran para proyectar al estrellato, otro tipo de valores. No voy a caer en el argumento maniqueo y antiguo de decir que estudien...

Pero bien contada la historia, no hace falta crear realitys de superación sólo para el "artisteo".

Creo que un reality de albañiles, encofradores, pintores, soladores... podría tener su gancho si el casting es bueno.

¡Con la necesidad que tenemos en España de buenos fontaneros!¡Seguro que esos sí tendrían el futuro resuelto! ¡Y sin pasar por los platós!


Espero que sirva como idea para los directores de contenidos de los canales en abierto. ¡Necesito un carpintero formal para pequeñas reparaciones en casa!

23 comentarios:

Ruth dijo...

El formato, querida, el formato. Me viene a la memoria "Estudio de actores", que fracasó en Antena 3, y algunos programas de reconstrucción de apartamentos con concursante enclaustrados en casas a medio hacer que emiten en People & Arts.

Nunca serán suficientes. Como digo a menudo, creo que este tipo de formatos triunfan por la identificación. Hay tanta gente que aspira a estar en ese lugar...,.

Colgué hace un par de día en el blog un vídeo de "Extras", la serie de Gervais, en el que se habla de Gran Hermano. Es brutal.

http://es.youtube.com/watch?v=m9Sxo03lTa4

Silencio dijo...

Si hicieran un reality de albañiles sería el primero en verlo, pero mucho me temo que poco interesa al personal.

Como bien dice Ruth, la clave está en que el público se siente identificado con esas ganas irremediables de "triunfar en el mundo del espectáculo", aunque tras tu momento de gloría caigas en el olvido.

Pensandolo bien, un reality de guionistas sacando adelante una serie ORIGINAL tendría su gracía...

Un saludo

Miss Sinner dijo...

Pues recuerdo haber leído en alguna parte (creo que fue en el blog de Ruth) que en EEUU habían montado una mezcla de clínica de adelgazamiento para obesos con Supervivientes, y que ahora incluso habían sacado una versión para adolescentes obesos.

Muy fuerte.

Llevo tiempo diciendo que esto es una invasión de realities. Desde que se hizo el cuarto o quinto Gran hermano. Todavía no soy capaz de comprender qué interés le ve la gente a ese programa.

Fermín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Almudena G. Páramo dijo...

Hola a todos:
RUTH: El formato y la temática... De actores está visto que no funciona nada. Ni siquiera de musicales... Peo creo que si viéramos a varios profesionales de la construcción poniendo ladrillos, solando un cuarto de baño, o instalando un Jacuzzi y que les valoraran por ello. Creando equipos entre ellos y dependiendo unos de otros... ¡Si el casting es bueno...!¡No doy más ideas gratis!

SILENCIO: Bienvenido. Creo que te equivocas en cuanto al interés del personal... ¿Crees que a la gente de a pié le interesa más un superviviente en una isla que un albañil? Si tenemos en cuenta que la proliferación del bricolage he hacho de todos los españoles unos perfectos chapuzas... seguro que les interesaría. La identificación es lo primero que ocurriría, y no te digo el segundo motivo por el que la gente sigue los realitys: la manía por alguno de los participantes.
Por cierto la foto de tu perfil parece la silueta de la Torre Eiffel.

MISS SINNER: Ese reality nació en Argentina, que yo sepa, y se convirtió en un fenómeno de masas -debería decir de grasas?- primero pensaron que iba a ser contraproducente, pero al final se reveló como un buen vehículo para que la audiencia tomase buenos hábitos alimenticios... ¡Lo que es la vida!
Pero creo que ya "no va más"... ¡Por favor dejad de plantear situaciones de encierro para descubrir talentos!

Almudena G. Páramo dijo...

FERMÍN: Pues en mi mente sólo distingo dos tipos de programa, en los que tengo que votar por los participantes, y se van eliminando por este sistema, y los que son las pruebas del concurso las que se encargan de eliminarlos. Me da igual lo que se mida, si es el talento, la convivencia, o la superación. Es mi distinción particular entre concursos y realitys.
¿En qué programa trabajo? Lo dice mi jefa cuando termina la emisión.

Itsaso dijo...

Pues yo en mi entorno conozco a un carpintero, a un albañil y a un pintor de brocha gorda, pero les pilla lejos irse a Madrid. Jeje!

Por lo demas estos programas abundan y lo triste que muchos adolescentes sueñan con entrar en uno. En mi pueblo hay alguno que su unica meta es entrar en algun programa de estos para poder trabajar en una televisión. Lo que no se le pasa por la cabeza es que quizás debería de estudiar para ello. Muchos creen que con entrar en un programa de estos tienen la vida resulta. Muchos de los que han pasado por estos programas tendrían que empezar a dar charlas orientativas de lo que realmente esconden estos formatos.

Almudena G. Páramo dijo...

¡Tu lo has dicho Itasso!
Yo creo que la frase "El inglés sin esfuerzo" es la que más daño ha hecho a la humanidad.
No conozco a casi nadie -cada semana a alguien le tocan los Euromillones- que se haya hecho rico sin trabajar. Unos dejándose la piel -también son pocos- y otros dejándose los codos, para luego dejarse la piel... ¡Y lo de ricos... nada!
¡Pues eso, un montón de juguetes rotos que después de dos meses de gloria o descrédito... a comerse los mocos a casa!

Itsaso dijo...

Gracias por el comentario de lo de la ayuda al alquiler. Iremos el lunes y a ver que nos dicen.

Fermín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esquizofrénico dijo...

Ruth: brutal el de EXTRAS, más todavía si has visto la serie entera. Es el periplo de un actor en el "Crepúsculo de los minidioses".

SILENCIO: Yo lo vería. El reallity de albañiles. Y no des ideas, porque nunca se sabe.

Estoy de acuerdo en mucho de lo que cuentas, ALMU, pero también, como alguien ha añadido, son dos formatos diferentes, uno el REALLITY (la base, aunque nos hagan creer lo contrario, son las rencillas, las luchas de poder, los amoríos, etc) y otro los TALENT SHOW (lo que cuenta es la competición). De estos últimos nos van a saturar. De hecho ayer pillé a unos niños en el TIENES TALENTO que el otro día estaban en TÚ SI QUE VALES.

Me sorprende que nadie haya dicho que lo de FAMA no es una marca única. Telemadrid emitió un programa que se llamaba SALTO A LA FAMA, en el que un grupo de chicas y chicos pugnaban por entrar a formar parte del equipo de baile del musical que, finalmente y si no me equivoco, se estrenó en Barcelona. Y la verdad es que el programa no estaba nada mal. Lo dice un no-adicto ni a reallitys ni a Talents.

Almudena G. Páramo dijo...

Esquizofrénico: En este caso hablo como espectadorta, no como profesional de la tele. Me canso, me aburro, me confundo... ¡Y si encima me dices que hay participantes que han aparecido en varios concursos!...
Sinceramente, creo que explotar las ganas de triunfo de los millones de artistas que tenemos en España... ¡Y los que nos vienen de fuera que recoge la Primera!, es lícito, pero me saturo.

Cuando tienes hijos adolescentes que han repetido curso y aún cargan tres en diciembre... ¡Y te dicen que su sueño es bailar! Se te queda mal cuerpo, qué quieres que te diga.

Esquizofrénico dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Esquizofrénico dijo...

Nos van a saturar. Doy fe. Espera a que llegue el KID NATION. Y muchos otros, relacionados con novios, novias, amantes, los especializados en músicos, en magos, en no sé qué (hay uno hasta de vagabundos, otro de gente que sobrevive en la basura).

A los niños, pues no hay solución. Salvo que les digas que corren peligro de acabar como Paco Porras, Leonardo Dantés o Tony Genil. Eso, espero, les debería asustar bastante, ¿no crees?

Almudena G. Páramo dijo...

¡No lo creas!
Y va más allá.
Estuve hablando con una pedagoga y me comentó que los niños de hasta 10 años tienen verdaderos problemas para percibir las magnitudes del tiempo y el espacio por el lenguaje televisivo y de los anuncios.
Por ejemplo se montan en el coche y en el primer semáforo preguntan ¿ya hemos llegado a la playa?
Porque es lo que pasa en las películas.
Es lo que tiene saltarse los procesos.

Darkhalf dijo...

La cuestión es que los realitys se han hecho para humillar a la gente, para reirse de ella, para sacar sus trapos sucios y despellejarlos.
Al principio la gente se conformaba con ver como destruían a una persona anónima pero luego, vieron que les hacía más gracia si la conocían y así crearon a los famosetes de chichinabo o directamente recurrieron a aquellos que habían caído en el olvido.
Ahora que parece que también se han cansado de eso (pero no del todo, que ahí esta supervivientes) vuelven a lo de la gente anónima pero por la via rápida, gracias a ese fantástico invento de los castings, con el que se ahorran tener que aguantar a un tio tres meses en una casa para reirse de él luego en un plató. Ahora le sacan cinco minutos y con eso es suficiente para hundirle, humillarle y tirarle tomates dentro de poco... sino al tiempo.

Almudena G. Páramo dijo...

darkhalf:- ¡Hombre!¡Tampoco! Yo creo que los realitys son un producto democrático: de la gente normal para la gente normal.
Hay gente normal a la que le apetece dejar de serlo y, de paso, ganar un dinerillo. Y no le importa poner ese tiempo en venta su intimidad.
Y hay gente normal que se entretiene viendo las costumbres, virtudes y miserias de personas iguales a ellos.
Es el fenómeno de la identificación.
Si las dos partes están de acuerdo ¿Por qué no?

Almudena G. Páramo dijo...

darkhalf:- ¡Hombre!¡Tampoco! Yo creo que los realitys son un producto democrático: de la gente normal para la gente normal.
Hay gente normal a la que le apetece dejar de serlo y, de paso, ganar un dinerillo. Y no le importa poner ese tiempo en venta su intimidad.
Y hay gente normal que se entretiene viendo las costumbres, virtudes y miserias de personas iguales a ellos.
Es el fenómeno de la identificación.
Si las dos partes están de acuerdo ¿Por qué no?

Salomón dijo...

Hola,

Me ha hecho mucha gracia esta frase "explotar las ganas de triunfo de los millones de artistas que tenemos en España...". Me ha recordado una viñeta que ví hace algún tiempo, al hilo de la serie "Operación Triunfo", y que representaba un cartel en la frontera en el que podía leerse:

"Bienvenidos a España. 40 millones de cantantes".

Yo creo que lo peor de este tipo de programas es el mensaje que lanza, como ya se ha dicho. Lo que mucha gente percibe es que es mejor intentar meter la cabeza en la tele, haciendo casi lo que sea, que centrarte en buscarte un futuro basado en esfuerzo y la preparación.

La gente se identifica con ellos, y ya no es solo que te guste ver el programa, ahora quieres ser como ellos, lo ves factible, ves una y otra vez que otros lo están consiguiendo...

Al menos en "Fama" y "Operación Triunfo" terminan cogiendo a gente que sabe cantar o bailar. Pero lo de Gran Hermano es que ya no hay por donde cogerlo. Es una fábrica de anima-discotecas, pasea-platós y famosillos de tres al cuarto. Y si ves que no te va bien como cantante o bailarín, todavía te pueden repescar para Supervivientes, y tratar de volver a cogerle el truco a los platós.

Y lo triste es que cuanto más son, más fácil es que se relacionen entre ellos, con lo que los programas de corazón no dan abasto para publicar tanto "romance", sobretodo si se va elevando a la categoría de famoso no solo ya a estas personas, sino también a los que les rodean.

Menos mal que el índice de "endogamia" de estos colectivos es alto, porque el famoseo, como enfermedad venérea, es muy contagioso.

Echo de menos aquellos tiempos en los que podía ver la tele sin sentir vergüenza ajena.

Almudena G. Páramo dijo...

¡Me he dado una vuelta por tu blog Salomon!
Me encanta el video del monologo... porque sales...
Y mientras tanto, seguiremos tragandonos los talentos ajenos como si lo fueran -tlentos-.

Salomón dijo...

He visto tu comentario :o)

Gracias por tu visita. Es agradable poner cara a la gente que te lee. Cuando miras el contador, es diferente... más frío.

Lo cierto es que el monólogo fue bastante divertido, y en concreto esa parte a mí me gusta mucho.

Con un poco de suerte (y mucho esfuerzo) a lo mejor pronto consigo salir en ese escenario, micrófono en mano.

¿Sabes? Hace unos días, comentaba con un cómico acerca del programa "El rey de la comedia". Yo tenía una opinión sobre de uno de los participantes, y luego resultó que la realidad era bien distinta.

Muchas veces hay gente con mucho talento a la que no se le permite demostrarlo, en favor de cumplir los requisitos de un determinado formato. Los motivos de cada uno para bajarse los pantalones en ese sentido es algo que respeto. Pero más por la ignoracia que tengo respecto de esos motivos que otra cosa.

Ojalá nunca tenga que verme en la necesidad de tener que aceptar algo así. Tengo mucha memoria, pero sobretodo para recordar las veces que me siento humillado.

Al final, voy a terminar defendiendo a más de uno, jajaja!

Un saludo!

Itsaso dijo...

Hola,

Te invito a participar en el debate abierto en mi blog
itsaso83.blogspot.com

el tema es si existe el plagio entre radio y prensa escrita

La caja plana dijo...

Este blog ha sido incluído en la segunda edición del Ranking de La caja plana en el que están los mejores blogs de televisión.

http://lacajaplana.blogspot.com