martes, 23 de diciembre de 2014

EL ORGULLO DE "TconT"

Érase una vez un programa de TVE que nació sin un formato y con una sola columna: su presentadora TOÑI MORENO.
Toñi Moreno y Manu Ordóñez

Sobre ella se construyeron contenidos a la espera de que el público, convertido en audiencia, se encargara de sostenerla.

Pero de todos esos contenidos, hubo uno que no se dejó vencer por los vaivenes del viento, ni de los directores que lo condujeron, ni por la mala estrella. Ese contenido era la "INVESTIGACIÓN".

Arrancó con un viaje a África, al corazón del ébola, mucho antes de que Teresa Romero se convirtiera en noticia de portada.

Manu Ordóñez y yo en el último "TconT"
Le siguieron muchas otras investigaciones, sin ánimo de descubrir el "Watergate", pero dando a conocer al gran público aspectos de la actualidad, en los que tal vez nunca habrían reparado.

Así el robo del agua en la huerta de Murcia, la clonación de tarjetas de crédito, el robo de los alimentos para venderlos en mercados clandestinos,  la dieta de la sonda, o nuestro récord de audiencia… las hipotecas inversas para los ancianos, fueron siempre respaldados por unos espectadores muy selectivos, que no se entregaban ni al corazón de "Sálvame" -Tele 5-, ni al culebrón de "El secreto de Puente Viejo" -Antena 3-, ni a la actualidad de "Más vale tarde" -La Sexta-.

Redacción vacía de "TconT"
Una dura batalla de la que siempre salíamos airosos. Y utilizo la primera persona del plural, porque yo estaba como guionista en TconT.

A la cabeza de la sección de investigación estaba mi compañero MANU ORDÓÑEZ.                                                                                                                                        Un profesional valiente que en verano saltó desde el programa ya asentado en La Sexta, "Equipo de Investigación", en el que llevábamos trabajando juntos casi cuatro años, para dar forma a este nuevo proyecto.

Sabemos hacer investigación, sabemos llevarla a la tele, sabemos crear equipo… Y ahora sólo nos queda rendir tributo a TconT por dejarnos demostrarlo.