martes, 18 de marzo de 2008

LAS GAFAS DE ANGELINO


Pronto, muy pronto, podremos ver un nuevo programa de la mano de Carmen Alcayde -si pincháis podéis ver su página web-.

Debe estar ahora por Valencia oliendo a pólvora, mientras en Tele 5 se cuece su nuevo formato.


Os puedo adelantar que su compañero esta vez llevará gafas y no se operará de miopía como Jorge Javier Vázquez para quitárselas. Es un chaval que nada tiene que ver con el mundo de la televisión y que apareció de casualidad en un castig de los muchos que han tenido que hacer para encontrar a ese personaje que estaba en la mente de los que se inventaron la idea...

Es lo que suele ocurrir a veces en televisión: sobre el papel funciona, pero cuando lo pones en pantalla, si es que se parece en algo a la idea original, a veces no pita ni aunque sople el mismo Eolo.

El compañero de Carmen, al que llamaremos "Angelino", que al fin y al cabo es su personaje, estudia arquitectura y puede ser una nueva figura del panorama catódico. Que aproveche ahora para pasearse por la calle tranquilamente, porque si tiene la suerte de triunfar, después que no se queje...

Y junto a Angelino una corte de reporteros en la misma línea -adolescentes, procedentes de casting, sin experiencia, pero muy sueltos- se encargarán de cubrir los reportajes en el exterior.

Un formato nuevo, creado por parte el antiguo equipo del "Tomate", pero que se mueve en otros contenidos muy distintos: Humor, mucha actualidad, siempre abordada desde un ángulo diferente, limpio, fresco... vamos, el polo opuesto a "Aeropuertos".


12 comentarios:

Ruth dijo...

Tengo curiosidad por el ver el programa, la verdad.

Me gustaría saber cómo afronta el equipo el nacer con el estigma tomatero encima porque, para muchos, "Las gafas de Angelino" ya está predefinido por el mero hecho de que lo presenta la Alcayde.

Almudena G. Páramo dijo...

De lo dicho... puedes ponerlo en cuarentena. Todavía no está nada definido. Lo único clarao es que va a ser diferente. Pero creo que de lo que he contado habrá modificaciones.

Anónimo dijo...

Es una pena que los licenciados tengan que cmpetir en un casting con personas que, muchas veces,no tienen ni el graduado escolar. No digo que sea el caso de Angelino, que seguro que es un chico con futuro y con cualidades más que suficientes. Confío en que los responsables hayan elegido a la persona adecuada, pero veo muy injusto que haya periodistas y presentadores en paro que seguramente tengan la misma gracia o sean igualmente aptos. ¿Puede -insisto- una persona cualquiera competir con elguien que tiene una carrera?
Saludos

Almudena G. Páramo dijo...

Poder, poder... puede... lo que ocurre es que siempre que tienes una carrera y una profesión, se ha de suponer que tienes un trecho ganado. Digamos que esos estudios presuponen que tu punto de partida siempre está por delante de quien no cuenta con esa formación. Y en una carrera, tener el privilegio de salir unos metros por delante supone una ventaja, pero no una garantía de ser el ganador.
Al menos yo siempre mo lo he planteado así. Con el título no te certifican el trabajo, simplemente dicen que sabes más que los que no lo tienen y eso supone que estás más cerca de conseguirlo.
Esto es así... Hay voces que sin escuela son mejores que otras que por mucho que estudien no pasarán de ser correctas. Eso es talento, la ciencia es otra cosa.

Itsaso dijo...

Me has dejado con la mosca por saber quien sera el nuevo... Estoy de acuerdo con el anónimo, con gente así los periodistas tenemos aún menos opcciones para conseguir un puesto. Si quería trabajar en televisión que hubiese estudiado periodismo. En los hospitales no hay arquitectos que trabajan de médicos, ni periodistas que son arquitectos en los gabinetes, ni periodistas que defienden un caso en un juicio...

Creo que no hay otra profesión con tanta intrusión laboral

Galahan dijo...

Perdón, pero... es que no entiendo el debate.

¿Por qué un presentador debe ser un periodista?

Entiendo que un periodista, sea un periodista (trabaje en medios INFORMATIVOS), pero ¿un presentador? ¿por qué? Si es un telediario, vale, o un debate informativo pero... el resto?

Y no hablemos de intrusismo que hay en todas las profesiones: periodistas que editan, graban, dirigen programas de sketches, producen... y no pasa nada, no nos vamos a poner a decir: "eh, sácate la licenciatura correspondiente, la FP o la especialización".

Al final, quien lo hace bien, merece estar ahí. Otra cosa es que todos los que estén ahí lo merezcan, pero vaya, que pasa por todos lados.

Según eso, que sólo haya actores que hayan hecho la carrera, cineastas que sean sólo de las escuelas de cine, etc...

Por cierto, me enteré ayer de que la directora de Las Gafas es una ex-jefa mía de grato recuerdo. Que tenga suerte ;)

Almudena G. Páramo dijo...

Itaso: Siento no estar de acuerdo, y que conste que soy periodista de carrera... Creo que para presentar como para fregar platos, lo que hay que tener es talento. Otra cosa es que se dedique a redactar sus propias presentaciones o sus propias noticias. Para ser actor no hay que ser dramaturgo. Disculpad que me vuelva a citar... pero en Los papeles, explico el camino por el que discurrió la televisión: nació como una redacción de prensa a la que ponían imagen los de la Escuela de Cine. Realizadores y directores que se encargaban de poner en imágenes lo que los periodistas redactaban en un esquema piramidal con "redactor jefe", "jefe de sección" y "redacción"... Ahora la televisión ya no es eso. Es puro espectáculo y salvo los informativos en los que todavía reclama la presencia de un periodista para su presentación -Matías Prats no lo es y mira cómo lo hace-, para el resto de los contenidos se prefieren "comunicadores", aunque sean biólogas, como Ana García Obregón.
Está claro que para redactar uno tiene que saber hacerlo -no entraremos a valorar cómo redactan algunos licenciados-, pero para presentar hay que saber presentar.

Galahan: Siempre de acuerdo contigo ¿No empieza a resultar sospechoso?... Me pasa como con Ruth... a veces me mosquea.

Anónimo dijo...

Yo estoy con Itsaso. Mirad lo que pasa luego... Martina Klein (Celebrities) y Eva González (Fenómenos) DESASTROSAS...

Galahan dijo...

¿De verdad quieres que pongamos todos los ejemplos de no-periodistas presentando?

Wyoming, Buenafuente, Ángel Martín, Patricia Conde, Igartiburu, Silvia Jato, Jesús Vázquez... por no hablar de clásicos como José María Íñigo, por ejemplo.

Que periodismo es una cosa y presentar es otra. Claro que hay ejemplos de presentadores malos no periodistas, pero también de presentadores buenos sí periodistas y de muchísimos periodistas que no tienen tirón televisivo.

Por otra parte, ¿por qué no protestas con que en RTVE, el Ente, no haya plazas de guionistas de programas de entretenimiento -o sketches- y todas sean de "Informador" en las oposiciones. ¿Sólo hay información en TVE, La2, RNE y demás?

Ahm...

En todos lados cuecen habas.

Almudena G. Páramo dijo...

¡Podríamos seguir hasta el infinito nombrando presentadores-no periodistas...
Pero sería mucho más recomendable que la lucha se centrara en el veredadero trabajo. Para uno que hace imagen, que es eso lo que hace "imagen", hay entre 20, 30, 40 personas que "trabajan" para el programa.
Y es ahí donde se producen las verdaderas injusticias -en según qué casos, tropelías- a los profesionales. Nunca me ha molestado que un actor o modelo presente... mi cometido es otro. Y quiero un contrato digno, un tratamiento digno y un horario digno. Y para que eso ocurra tendríamos que corporativizarnos mucho más, defender nuestros derechos mucho más y que en los convenios colectivos, incluso en el registro de la Seguridad Social se incluyera la actividad de guionista con epígrafe propio, por ejemplo.
El artisteo siempre será el artisteo, tampoco ellos van de periodistas.

Íñigo dijo...

Hola ALMUDENA,
Me encanta ver que tu blog resulta tan productivo. Debates como estos, hay miles. Lo importante es tener unas buenas condiciones de trabajo, mínimamente saliudables y que nos hagan crecer como profesionales y personas. Lo demás, aire.
Un abrazo,
Íñigo
(Estoy leyendo tu libro, me queda poquito ya, es divertidísimo)

Almudena G. Páramo dijo...

Iñigo: Está bien que nos planteémos todo esto, entre otras cosas porque hasta ahora nuestra profesión era un caos de personas a las que echaban al agua sin saber nadar y cada una salía adelante como buenamente podía... La imagen es la de los peces que hay en los puertos y que cuando alguien empieza a echar pan se reúnen todos a ver quien pilla la migaja...