lunes, 5 de enero de 2009

PIRATAS ¿DEL PERFUME?

¿Quién se vió ayer Piratas del Caribe y no murió en el intento? Catorce millones y medio de personas a las 22:43 de la noche. Pero sólo cuatro millones setecientos mil de media... ¿Por qué? Por varias razones: Cortes publicitarios escesivamente largos... no me pude parar a medirlos, pero supongo que le llegará alguna multa. Muy numerosos... no se puede cortar el final de la película cada 9 minutos de programación e intercalar cortes de más de 7.
Y además... ¡TODOS LOS ANUNCIOS DE PERFUMES DEL MUNDO...! Debemos oler muy mal los españoles, porque todo eran esencias. Bambú verde, Rochas -Pastora Vega hablando de París como "Ciudad de las luces" y no "de la luz" debe ser que importan más las farolas que el color de su cielo, su cultura, su vanguardia...-,
Rosario racial, Carmen Sevilla y sus joyas, Antonio Banderas mayorcito,
Charlize Theron de habitación en habitación, Nina Ricci y su montaña de manzanas, Carolina Herrera pálida vestida de rojo...
¡Insufrible! Porque tengo niño y no me permitía cambiar "por si empezaba" la película de nuevo... Pero debo protestar... ¡ES TELEVISIÓN ESPAÑOLA! Esa que pagamos todos, la que se permite el lujo de pagar productoras externas, de mantener la Orquesta, Radio Nacional y La 2... ¡Ya les vale! ¡¿Piratas?

4 comentarios:

Ruth dijo...

Si es que..., y la película es bastante larga. Yo habría optado por regalarle el DVD al niño y haber cambiado de canal.

Lo de RTVE es de escándalo, y parece que va a peor y que no hay nada que hacer.

Almudena G. Páramo dijo...

Tal vez llegue el día en que alguien se tome la molestia de medir esos tiempos legales... Porque anoche con Harry Potter... ¡Más de lo mismo!

Itsaso dijo...

Nunca me animo a ver una película en tv a la noche, aunque me guste y quiera verla. De entrada se que me va tener hasta las tantas y no merece perder horas de sueño para estar tragando anuncios o cambiando de canal.

Almudena G. Páramo dijo...

Itaso, lo mío era obligación. Con un niño en casa no puedes cambiar de canal o mandarle a la cama en vacaciones... por eso nos tragamos toooodos los anuncios. Insoportable. Sin más.